LA EPIDEMIA DEL SIDA – SITUACIÓN DEL PERÚ AL 2005.

LA EPIDEMIA DEL SIDA – SITUACIÓN DEL PERÚ AL 2005.

The AIDS Epidemic. Situation in Peru until 2005.

Gotuzzo Herencia Eduardo, MD, FACP*

*Director del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt. Profesor Principal de Medicina, Jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas y Tropicales, Hospital Nacional Cayetano Heredia.

Hace más de 20 años en que el Dr. Raúl Patrucco descubrió el primer caso de SIDA en el Perú y hay cambios importantes que reflexionar:

1) El número de casos anuales sigue aumentando a una velocidad menor que en la década de los 90´ pero, sigue siendo importante; el estimado de 2000 casos anuales de SIDA y probablemente una cifra de 3 a 5 veces de personas infectadas cada año.

2) Que la epidemiología actual señala una frecuencia mayor de pacientes infectados son heterosexuales, más jóvenes (la población más afectada es la de menores de 25 años) y donde la frecuencia de mujeres infectadas es creciente teniendo en este grupo una relación, hombre: mujer de 2:1. Las mujeres infectadas son monógamas en más del 70% e incluso han tenido 3 o menos parejas en toda su vida.

La “epidemia concentrada” en grupos de alto riesgo como hombres que tienen sexo con hombres, no impide de que la diseminación hacia la población general “sin riesgo” sea una realidad.

3) La promoción masiva de prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual y SIDA, es casi inexistente en el Perú. Un diagnóstico precoz y un tratamiento temprano de ETS y la promoción del uso del condón en la relación sexual riesgosa (definida como “cualquier relación sexual” con una pareja que no es la pareja estable), debe ser promovida de manera masiva en el Perú. Esta política no contradice una promoción del uso de abstinencia o monógama que muchas Iglesias fortalecen, por tanto crear un conflicto “moral” cuando la Salud Pública obliga a tener medidas de control en una epidemia que afecta a nuestra población especialmente población pobre y menos educada y con menor acceso a la salud, es un dilema incorrecto. Debemos potenciar actividades que permitan reducir las muertes y las infecciones por esta grave epidemia.

4) Así mismo, es reconocido que el diagnóstico del estadio de la infección sigue siendo tardío. En 1990, en varones, el 60% de los diagnósticos se hicieron en fase de SIDA y en mujeres el 30%. Para el año 2004, el 60% de varones se sigue diagnosticando en estado SIDA y el 50% de las mujeres ahora llegan por primera vez al consultorio en ese estado. Esta evolución claramente es una muestra de la extensión y el poco interés en diseminar la información de diagnósticos tempranos y prevención en esa población para evitar el efecto de transmisión en cadena. La búsqueda activa de síndrome retroviral agudo; o infecciones de fase III (ya tardía), también son últimas: Herpes zoster en jóvenes, diarrea por Cyclospora cayetanensis; cualquier ETS aguda, etc. requiere tener una prueba de ELISA para VIH, en el momento de la primera consulta y debe repetirse en 3 meses.

5) El esfuerzo de la Política de Estado con relación a la terapia anti-retroviral ha tenido algunos avances importantes, como la reducción de impuestos a estas medicinas, la intervención con el Gobierno del Brasil en la producción de drogas anti-retrovirales pero, lo más importante es el apoyo de las Naciones Unidas con el Fondo Global de Prevención de SIDA, TBC y Malaria que el Perú pudo obtener. Este nuevo reto, es extraordinariamente importante porque se generó en instituciones como CONAMUSA; el MINSA, los Institutos Académicos, Científicos, ONG’s y las personas viviendo con VIH.

Este plan nacional debe ser entendido como una Política de Estado, independiente del Gobierno y/o del Ministro de turno. Lo importante es que, es una necesidad permanente de otorgar gratuitamente tratamiento anti-retroviral de gran actividad (TARGA) a los pacientes con criterios médicos e inmunológicos definidos. Para el año 2004, ya más de 1000 personas lo han recibido y es necesario que por lo menos 2500 pacientes más lo reciban en el 2005. Esta tarea será crítica en el futuro inmediato.

La coordinación, administración y supervisión del MINSA deben ser eficientes y con transferencia de responsabilidades a las Unidades Operativas (PROCETSS locales). La falta de medicación o la falta de adherencia sólo llevará a tener en el futuro VIH multiresistente que produce una mayor mortalidad, morbilidad y costos que debemos evitar con una política eficiente.

6) Finalmente, la promoción de vigilancia epidemiológica por diversos mecanismos y la promoción de investigaciones por diversas instituciones peruanas debe ser uno de los ejes del control. La información científica generada tiene un gran impacto en la realidad actual y futura.

La promoción de Investigación Operacional en el uso de TARGA debe ser una prioridad pero, también la necesidad de reducir la transmisión con investigaciones adecuadas, incluso la evaluación de nuevas drogas, nuevos métodos de diagnóstico, nuevas medidas para el manejo de infecciones por gérmenes oportunistas, etc. Las investigaciones sobre vacunas contra el VIH también deben ser fortalecidas y apoyadas, ya que el Perú tiene grupos de investigaciones trabajadas en esta área, pionera y básica para un control futuro.

Una situación notable a considerar en que se tiene casi 2 epidemias caminando juntas a nivel mundial, la epidemia del SIDA pero, también el crecimiento de la TBC, especialmente la TBC multidrogoresistente (TBC-MDR). Este gravísimo problema no es una excepción en el Perú pues, a pesar de que el Programa Nacional de Control de TBC fue reconocido como uno de los mejores del mundo, no impidió que ahora tengan una de las cifras más elevadas de TBC-MDR, siendo el VIH/SIDA uno de los factores de riesgo más importantes con cifras como 15-20% de resistencia en TBC primario en pacientes con SIDA y 35-45% de TBC-MDR en TBC secundario en pacientes con VIH/SIDA.

Nuevamente, la reflexión señala que múltiples instituciones y personas deben intervenir para dar una respuesta científica, técnica y de servicio apropiada para este nuevo reto nacional.

Rev Med Hered 15 (4), 2004

http://www.upch.edu.pe/famed/rmh/15-4/v15n4e1.htm

EPIDEMIOLOGÍA DEL SIDA EN EL PERÚ

Bisso A, Aland*

* Médico Internista. Comité VIH/SIDA del Hospital Central PNP

Los primeros casos de síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), fueron reconocidos en pacientes de la ciudad de Los Angeles, EE.UU, en 1981, que tenían en común la homosexualidad y la manifestación de infecciones oportunistas (v.g. neumonía por Pneumocystis carinii) y/o neoplasias (v.g. sarcoma de Kaposi), propias de pacientes muy inmunodeprimidos, pero completamente atípicas en gente joven, sin inmunodepresión explicable.

Hasta diciembre de 1997, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reportado 2 300 000 casos de SIDA y estima que existan unos 30 600 millones de individuos infectados por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), lo cual incluye a 29 500 000 de adultos (repartidos en 17 400 000 de hombres y 12 100 000 de mujeres) y a 1 100 000 de niños (< 15 años). Diariamente aparecen 16 000 casos nuevos, 1 500 de los cuales son niños.

La OMS estima que para el año 2000 habrán unos 40 millones de individuos infectados, 90% de los cuales pertenecerán a países en vías de desarrollo.

La epidemia del SIDA ha tocado a todos los países del mundo y es el continente africano quien alberga, en forma dramática, el mayor número de casos. De otro lado, en el sudeste asiático viene incrementándose el número de infectados en forma acelerada y en Sudamérica, el número de casos acumulados de SIDA reportados a la OMS, es mayor en Brasil y México.

EL SIDA EN EL PERÚ

El primer caso de SIDA en el Perú fue reportado en 1983 y desde entonces ha tenido un dramático ascenso hasta la fecha, con un acumulado de 8,071 casos de SIDA a noviembre de 1998. Cifra que dista largamente de la realidad porque hay subnotificación y el sistema de registros no funciona adecuadamente, de modo que es probable que el número real de casos sea 3 a 5 veces mayor que el virtualmente registrado. Situación que aparece con mayor magnitud en las regiones de provincia y en las zonas marginales de la gran Lima.

Inicialmente los casos de SIDA en el Perú, correspondieron a varones homosexuales que adquirieron la infección en el extranjero, pero posteriormente aparecieron casos «nativos» entre los homosexuales locales y hacia 1990 éstos correspondían a más del 90% del total de infecciones, siguiendo el patrón epidemiológico tipo 1 de los países occidentales; sin embargo, a partir de 1985 la curva de transmisión heterosexual se empezó a elevar, alcanzando un máximo nivel de 30% del total de casos notificados, en 1986, para luego disminuir hasta un 18% en 1991. A partir de 1993 a la fecha, los casos heterosexuales, han ido en franco ascenso, llegando a superar a los casos homosexuales, adoptando así la epidemia el patrón l/ll. Desde 1986, a la fecha, la transmisión homosexual ha tenido un dramático descenso, en tanto que la transmisión entre pacientes bisexuales ha facilitado la transmisión heterosexual y la aparición de nuevos casos, con un claro aumento de la proporción de pacientes mujeres dentro de la población infectada, y por tanto mayor riesgo de transmisión vertical, con el consiguiente aumento de niños infectados.

Figura 1. SIDA: por sexo y grupos etáreos. Perú 1983-1998.

SEXO Y GRUPOS ETÁREOS

Al inicio de la epidemia el grupo etáreo más afectado en el Perú fue el de los mayores de 30 años; sin embargo, con el correr de los años, la infección se ha presentado cada vez en gente más joven, de manera que en la actualidad la mayor proporción de infectados está entre los 25 y 29 años.

Figura 2. SIDA: Casos nuevos. Proyección Perú.

De toda la población infectada, el 83,6% corresponde al sexo masculino, de los cuales el 19% corresponde al grupo etáreo de 25 a 29 años y el 17,4% al grupo etáreo de 30 a 34 años. La población femenina infectada representa el 16,4% del total y de ellas, el 3,4% está también en el grupo etáreo de 25 a 29 años, seguidos del 2,8% y 30 a 34 años, respectivamente; cifras que corresponden realmente al 20,7% y 17%, respectivamente de la población global femenina infectada (n= 1186) considerada al 100%. La edad promedio de los casos es 32 años y la categoría de transmisión más frecuente es la homosexual masculina. En Lima y Callao se concentra el 78% de los casos reportados de SIDA.

De manera que la infección por VIH se presenta cada vez en gente más joven y, al mismo tiempo, con un incremento de la población femenina entre sus filas, lo cual reafirma lo que se dijo acerca del SIDA en el Perú: una enfermedad con rostro joven y cada vez con mayores rasgos de mujer.

Figura 3. Muertes por SIDA. Proyección Perú.

Al aumentar la proporción de mujeres diagnosticadas de SIDA la relación hombre/mujer ha pasado de ser de 15/1 en 1990 a 3,3/1 en la actualidad. La propagación de la infección en la población heterosexual no se debe a la drogadicción endovenosa, ni a las trabajadoras sexuales, factores que si son identificados como determinantes en otros países, sino, probablemente a la población bisexual, quienes actuarían de nexo entre homosexuales y heterosexuales. Ejemplo de ello es que en 1993, el 75% de las mujeres monógamas diagnosticadas en el Hospital Cayetano Heredia, eran parejas de hombres bisexuales.

Esta situación también se ha observado en otros países latinoamericanos; pero el problema es mayor si se toma en cuenta a los hombres que practican la prostitución.

VÍAS DE TRANSMISIÓN

La transmisión del VIH tiene tres formas reconocidas; sexuales, sanguíneas y verticales o perinatales.

A nivel mundial la forma de transmisión más frecuente es la sexual con un promedio porcentual del 96%. En el Perú, a octubre de 1998, la transmisión sexual ocurrió en el 95,8% de los casos, en tanto que la transmisión sanguínea es de un 2,0% y la perinatal el 2,2%. Como se ha mencionado, la transmisión sexual se registró con mayor frecuencia en los homosexuales en los primeros años de la epidemia, pero que en la actualidad se observa un creciente y alto porcentaje de población heterosexual, con el consiguiente incremento del número de mujeres infectadas. La categoría de transmisión más frecuente es sexual en hombres que tienen sexo con otros hombres, y representan el 43% de los casos acumulados.

Reporte acumulado de casos de SIDA de 1993 a 1998 en diferentes Hospitales de Lima

• Hospital de Apoyo Cayetano Heredia 1133
• Hospital General 2 de mayo 970
• Hospital General Arzobispo Loayza 660
• Hospital Nacional Guillermo Almenara Irigoyen 577
• Hospital de Apoyo María Auxiliadora 387
• Hospital de Apoyo Hipólito Unanue 359
• Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins 308
• Hospital Nacional Daniel A. Carrión (Callao) 252
• Hospital Sergio Bernales (Collique) 212
• Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas 106

Otras instituciones

-Vía Libre (Lima) 367
– PRODICEV – UNMSM (Callao) 160

Fuente: PROCETSS, Datos a noviembre de 1998

Existe una serie de factores que facilitan la transmisión sexual, como son la promiscuidad, el número elevado de parejas sexuales, el no uso del condón, la práctica del sexo anal y la presencia de una enfermedad de transmisión sexual (ETS). La presencia de un ETS facilita el pasaje del VIH debido a que la población de VIH en la secreción de una descarga uretral o vaginal, sea gonocócica, tricomoniásica u otra, es muy alta, lo mismo que en las células inflamatorias de una úlcera por ETS (v.g. sífilis, chancroide). Por un lado, el paciente con VIH que además presenta una ETS, transmitirá el virus a su pareja sexual más fácilmente que el paciente con VIH sin una ETS y de otro lado, si un sujeto VIH negativo, tiene una ETS, tendrá mayor riesgo de sufrir la transmisión del VIH.

Figura 4. Orfandad infantil por SIDA. Proyección Perú

Estudios bien controlados han demostrado que con el sólo hecho de realizar el diagnóstico adecuado de la presencia de una ETS y lograr su adecuado tratamiento, en una determinada población, cae en forma significativa la transmisibilidad del VIH.

La presencia de una ETS en un sujeto exige descartar también la presencia del VIH, puesto que las situaciones de riesgo que lo llevaron a contraer tal ETS son las mismas que también pueden haberlo llevado a adquirir el VIH.

Un estudio realizado entre 600 hombres y mujeres del cono norte de Lima (Sánchez, 1992) se encontró que el promedio de parejas sexuales durante toda la vida en hombres fue de 10,6 y el de las mujeres 1,2, aun cuando la prevalencia de anticuerpos contra patógenos causales de ETS fue casi 3 veces mayor en mujeres que entre hombres. Además, el 37% de los hombres que participaron en el estudio tuvieron relación sexual con una trabajadora sexual un año antes y la mitad de ellos sin condón.

La prevalencia de la enfermedad por VIH entre las trabajadoras sexuales de nuestro medio es bastante baja en comparación con lo que ocurre en otros países. En un estudio realizado por Alarcón y col en 1990, encontró una prevalencia de 0,3% del VIH en una muestra de 636 trabajadoras sexuales del Callao; en forma similar, Sánchez y col, en 1992, en una muestra de 400 trabajadoras sexuales de Lima, encontraron una prevalencia del VIH de 0,6%, y Getaneh y col, en 1996, en una muestra de 317 trabajadoras sexuales de Lima, hallaron una prevalencia de VIH de 0,8%. Sin embargo, es probable que la prevalencia del VIH sea mayor entre prostitutas clandestinas que trabajan en zonas marginales o que pasean por algunas calles de Lima sin el mínimo control. La alta prevalencia de ETS que hay entre ellas, así como el aún no-uso generalizado del condón, son graves determinantes que condicionan la mayor transmisión del VIH entre este grupo.

Respecto a la transmisión sanguínea (transfusiones de sangre o derivados) el despistaje masivo de todas las bolsas de sangre ha disminuido tal posibilidad, aunque aún vemos a personas que fueron infectadas por esa vía en años anteriores a 1989. De acuerdo a la estadística remitida por el PROCETSS hasta octubre de 1998, la vía de transmisión sanguínea del VIH en el Perú es del 2%, cifra comparable al promedio reportado a nivel mundial.

Los accidentes ocupacionales tienen un riesgo de transmisión del VIH de 0,3%, pero en nuestro país aún no hay ningún caso bien documentado en ese aspecto.

Figura 5. Infectados por VIH. Proyección Perú.

La vía de transmisión perinatal, se mantiene por debajo del 2,5% (2,2% según el último reporte de octubre de 1998), aún cuando el número de mujeres infectadas con el VIH viene en ascenso y es de esperar que la transmisión vertical aumente. La detección temprana de la enfermedad en la gestante y la administración profiláctica de la zidovudina, es una medida que se ha difundido en todos los centros de salud y se espera disminuya aún más el porcentaje de transmisión perinatal del VIH.

DATOS DE PROYECCIÓN

Los casos notificados de SIDA a noviembre de 1998 ascienden a 8 071 casos, pero se calcula que los casos notificados sean alrededor de 12 000 para el año 2000.

En 1996 se calculó habrían en el Perú entre 50 000 y 77 000 personas infectadas con el VIH, cifra que en 1998 se elevaría a 100 000, la misma que siguiendo una curva de proyección sería de 150 000 en el año 2000 y aproximadamente 200 000 el año 2005.

El acumulado de muertes por SIDA en el año 2000 sería aproximadamente de 5 000 a 7 500 muertes y de 10 000 a 15 000 muertes en el año 2005.

El SIDA ha dejado a la fecha más de 7 000 huérfanos, los mismos que ascenderán entre 9 000 y 14 000 en el año 2000 y entre 18 000 y 30 000 el 2005.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DEL SIDA EN EL PERÚ

El total de casos de SIDA reportados al PROCETSS hasta noviembre de 1998 es de 8 071 casos. A octubre de 1998, el 71,1% de los casos proceden del departamento de Lima y 7,6% proceden de la Provincia Constitucional del Callao. Fuera de Lima, son La Libertad (2,3%) y Loreto (2,0%), los departamentos que más casos han reportado; el resto de departamentos reporta entre el 0,1% y 1,8% de casos. Apurímac es el único departamento que oficialmente, aun no reporta ningún caso.

Figura 6. Casos de SIDA según año de diagnóstico

La enorme desproporción de notificación de casos que hay entre Lima y provincias, no sólo se explica porque Lima alberga a más del 30% de toda la población de país, sino porque probablemente una gran cantidad de casos de provincias no son notificados por problemas en el registro estadístico, déficit de medios diagnóstico y porque aún los servicios de salud no alcanzan a todos los rincones de nuestro país.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Información estadística del Programa de Control de Enfermedades de Transmisión sexual y SIDA (PROCETSS), del Ministerio de Salud, de octubre y noviembre de 1998.

2. Guía Nacional de Manejo de Casos de ETS del PROCETSS del Ministerio de Salud; 1998: 20-23.

3. Reporte del Grupo de Trabajo ONUSIDA-OMS sobre la vigilancia mundial del VIH/SIDA a diciembre de 1997.

4. Alarcón J, et al. Investigación operacional de prevención del SIDA en prostitutas del Callao. Rev Per Epidem 1991; 4:16-25.

5. Sánchez J, et al. STD in female sex workers. Book of proceedings.Tenhh Internacional Meeting. International Society for STD Research, Helsinki, Finlandia, 1993.

http://sisbib.unmsm.edu.pe/BVRevistas/dermatologia/v08_sup1/epidemologia.htm

LAS CIFRAS DEL VIH-SIDA EN EL PERÚ Y EL MUNDO ESTE 2006

En el Perú el Sida horroriza pero a pesar de los temores hay cada vez mas personas portadoras del virus que demandan mayor número de retrovirales al que muchas veces no se tiene acceso por falta de dinero. La celebración del Día Mundial contra el Sida en todo el mundo nos recuerda que Perú es también parte de un problema de características dramáticas sobretodo en zonas pobladas de bajo recursos económicos.

En el Perú el Sida horroriza pero a pesar de los temores hay cada vez mas personas portadoras del virus que demandan mayor número de retrovirales al que muchas veces no se tiene acceso por falta de dinero. La celebración del Día Mundial contra el Sida en todo el mundo nos recuerda que Perú es también parte de un problema de características dramáticas sobretodo en zonas pobladas de bajo recursos económicos.

Según cifras estimadas en el Perú 9,538 personas fallecieron a causa del Sida solo en el periodo 2000-2004 y se estima entre 56,000 a 150,000 el número de personas que viven con el VIH. Al año 2005 tanto ONUSIDA como la Dirección General de Epidemiología (DGE) del Ministerio de Salud, estiman en aproximadamente 90,000 el número de personas que viven con el VIH.

Hasta el 30 de septiembre del 2006 se habían notificado 18,773 casos de SIDA y 26,276 casos portadores del virus del VIH lo que hace un total de 44,737 casos identificados en los últimos 23 años desde que ingreso la epidemia en nuestro país. La vía de transmisión más frecuente es la Sexual (97% del total); luego la transmisión Vertical (contagio de madre a hijo) con un 2% del y la vía Parenteral (sangre y fluidos del cuerpo) con un 1% respectivamente.

Con relación a la ubicación geográfica de casos de SIDA a nivel nacional; el 71.5% de todos los casos se concentraron en la ciudad de Lima y Callao; en tanto que, el 29% restante se distribuyó en el resto del país; siendo las Regiones de la Costa y la Selva las más afectadas; dentro de ellas las ciudades con mayor incidencia de casos fueron Lima, Callao, Ica, Loreto, Tumbes y Madre de Dios y luego La Libertad, Ancash, Ucayali, Arequipa , Moquegua y Tacna respectivamente.

Cabe señalar que el 66% de los infectados de SIDA tienen entre 20 y 39 años de edad, etapa de mayor capacidad productiva. Con relación a la razón Hombre/Mujer es de 2.89/1 de los casos de SIDA; lo que indica una heterosexualización de la epidemia. La mediana de la edad de todos los casos de SIDA desde 1983 al 2005 es de 31 años, lo cual significa que probablemente que la mitad de los casos se han infectado antes de los 25 años.

La tendencia ha cambiado gradualmente y ya no se concentra únicamente en los grupos de elevada prevalencia de enfermedades de transmisión sexual (GEPETS) – población de hombres que tienen sexo con hombres (HSH) – sino que también se extiende a la población en general en especial entre las mujeres heterosexuales cuyas parejas son varones bisexuales.

A pesar del control hay más infectados

A 25 años del inicio de la epidemia en el mundo y a 23 años en el Perú, se han dado importantes aprendizajes y avances pero no han sido suficientes señala el Dr. Robinson Cabello, director Ejecutivo de Vía Libre, institución dedicada a la prevención y atención en VIH/SIDA.

El Dr. Robinson Cabello señala no perder de vista lo que dicen algunas cifras para tomar decisiones importantes y es s necesario que tomar conciencia cuando se sabe que el 70-75% de los casos notificados de SIDA están en Lima y Callao y que los departamentos de la Costa y Selva son los más afectados.

El Dr. Cabello advierte que a nivel de política publica poco se repara cuando se dice que el 97% de los casos son transmitidos por la Vía Sexual, 2% por vía vertical (madre a hijo) y 1% parenteral (transfusiones) o que el 80% de los casos notificados son varones y 20% mujeres.

Según el especialista en el Perú de 1000 personas de la población general, 2 a 5 personas tienen VIH, el 70% de los afectados tienen entre 20 y 39 años de edad, los hombres homosexuales y bisexuales siguen siendo el grupo más afectado por la epidemia del VIH y probablemente la mitad de los casos notificados de SIDA, han adquirido el VIH antes de los 25 años.

En el Mundo

Cada vez son más las personas con Sida. El número de personas portadoras del virus crece irremediablemente y decreta en todo el mundo el avance de la epidemia.

En el 2001 el programa Conjunto de las Naciones Unidas contra el SIDA registraba 35 millones de casos, en el 2003 llegaban a 37,8 millones de personas y en el 2005 los enfermos de Sida ya llegan a 39,5 millones.

Las cifras demuestran que, a pesar de los esfuerzos realizados en la lucha contra esa enfermedad que afecta a gran parte de la población mundial, aún no se logra frenar su propagación.

De acuerdo a ese estudio, 17 millones 700 mil de los afectados son mujeres y dos millones 300 mil niños, mientras el número de nuevos casos de infección en 2006 ascendió a cuatro millones 300 mil, y la cifra de muertes por esa enfermedad fue de dos millones 900 mil.

El África sub sahariana sigue siendo el principal foco de infección, al concentrar al 63% de los portadores del VIH. Sin embargo, es en la Europa del Este y el Asia central donde más está extendiéndose: en menos de una década, las cifras de seropositivos se han multiplicado por 20, hasta llegar a 1,7 millones en el 2006.

Este año han muerto 2,9 millones de personas por esta enfermedad y se han registrado en todo el mundo 4,3 millones de nuevos casos, muchos de los cuales sirven para demostrar, según Onusida, que los programas de prevención deben centrarse en llegar a las personas más expuestas y adaptarse a las situaciones de cada país.

Si se aplica esta estrategia, se frenan las tasas de infección, asegura este organismo, como se ha podido comprobar en distintos países africanos y en otros como Brasil, donde los números se han estabilizado gracias a la promoción de la educación sexual y al fomento del uso del preservativo.

Fuente: RPP Noticias

http://www.deambiente.com/Especiales/Las-cifras-del-VIH-Sida-en-el-Peru-y-el-mundo-este-2006-2.html

http://www.minsa.gob.pe/PortalMINSA/destacados/archivos/173/PresupuestoExpCongreso1810.pdf

Advertisements