LOS FACTORES DE TRANSFERENCIA

LOS FACTORES DE TRANSFERENCIA

Los factores de transferencia son la inteligencia del sistema inmunológico. Ellos son vitales en el desarrollo de estrategias del sistema inmunológico. Los factores de transferencia almacenan fotografías químicas de virus, bacterias, hongos y parásitos.

Nuestra salud es influenciada directamente por nuestro sistema inmunológico. Un sistema inmunológico equilibrado y saludable es vital para que el cuerpo tenga la habilidad de defenderse contra las infecciones. “Es nuestra habilidad para crear un sistema inmunológico saludable lo que representa el mayor potencial de avance en la salud humana.” 1

En la actualidad, sin embargo, muchos factores contribuyen al debilitamiento general de las defensas del cuerpo. Los antibióticos han comenzado a fallar a medida que la resistencia de muchas especies infecciosas se multiplica. Las enfermedades ahora se esparcen más fácilmente que nunca antes debido a la inhabilidad del gobierno para controlar los códigos de salud, el deterioramiento de la calidad del agua y los frecuentes viajes internacionales.

Afortunadamente, investigaciones recientes han descubierto un agente natural que puede aumentar nuestra habilidad para combatir las enfermedades y mejorar la calidad de vida para muchas personas. Factor de Transferencia es el nombre dado a este agente relativamente nuevo. Se encuentra en el calostro y otras fuentes, y es un medio natural para fortalecer nuestro sistema inmunológico contra las enfermedades.

Son completamente naturales y no son vitaminas, no son minerales, no son hierbas. Son elementos inmunológicos vitales que nos llegan directamente de la madre naturaleza.

Cuando una madre amamanta a su hijo, le transfiere su inmunidad al bebé toda la información que su sistema inmunológico ha obtenido a lo largo de su vida. Este proceso comienza con la primera leche, denominada calostro. La más valiosa de las “armas inmunológicas” que contiene el calostro son los factores de transferencia. Los científicos han identificado los factores de transferencia como una parte vital de la habilidad de nuestro sistema inmunológico para enfrentarse con amenazas externas. Los factores de transferencia tienen tres funciones principales:

HISTORIA DE LOS FACTORES DE TRANSFERENCIA

Los factores de transferencia fueron descubiertos en 1949 por el doctor H. Sherwood Lawrence. Llegó a la conclusión de que el extracto contenía un factor capaz de transferir la inmunidad del donante al recipiente. Lawrence denominó esta sustancia factor de transferencia.
Desde su descubrimiento se han gastado aproximadamente unos 40 millones de dólares en investigaciones sobre los factores de transferencia, dando como resultado más de 3,000 estudios clínicos.

Los factores de transferencia es el descubrimiento medico del siglo XXI

Ha habido un gran acontecimiento en investigaciones nutricionales: después de cuatro décadas de investigaciones y muchos millones invertidos, como nunca antes visto, los factores de transferencia han sido aislados y extraídos para propósitos terapéuticos.

Los beneficios de los factores de transferencia han sido revisados y las ponencias del XI Simposio Internacional sobre el factor de transferencia llevado a cabo del 1 al 3 de Marzo de 1999 en la ciudad de Monterrey México han sido publicados. Estos reportes abarcan el exitoso uso de los factores de transferencia en la atención de enfermedades virales, parasitarias, fúngicas, malignas, neurológicas y enfermedades autoinmunes. Cada tres años la sociedad internacional del factor de transferencia promueve un simposio internacional para reportar, revisar y discutir sobre los hallazgos en la investigación del factor de transferencia de los anteriores tres años. Todas las ponencias pueden ser revisadas en la página de medline en Internet, es importante hacer saber que científicos mexicanos han presentado diversos trabajos acerca del factor de transferencia en este congreso tal como el del Doctor Sergio Estrada Parra quien ha patentado en México un proceso para obtener factor de transferencia de la sangre quien por muchos años ha utilizado efectivamente los factores de transferencia en el tratamiento de diversos padecimientos tales como el asma bronquial alérgico, la dermatitis utópica y herpes zoster con muy buenos resultados.

Pruebas inmunológicas recientes sobre suplementos alimenticios

En febrero de 1999, la publicación de la Asociación Americana Neutraceutica publicó una selección de 196 productos naturales o combinaciones, seleccionados de más de 400 productos probados. Los productos fueron examinados para indicaciones de seguridad y eficacia usando pruebas farmacéuticas standard.
La mayoría de los productos potentes probados aumentó la actividad de las células natural killer en un 48.6 por ciento.
El factor de transferencia obtenido del calostro fue probado individualmente y se encontró que elevaba la actividad de las células natural killer en un 103 por ciento sobre los valores base. Cuando el factor de transferencia fue combinado con una serie de factores tímicos, los beta-glucanos de fuentes múltiples, Acemanano e IP6, el resultado fue un incremento sinergístico de la actividad de las células natural killer del 248 por ciento sobre los valores base. Esta combinación de factor de transferencia calostral, factores tímicos y extractos de polisacáridos biológicamente activos fue encontrada ser el producto más activo probado hasta la fecha.

Las pruebas in vitro no revelaron toxicidad mensurable aún en concentraciones mucho más allá de cualquier que podría ser logrado in vivo.
Las células inmunes pueden ser separadas en diferentes clases de células. Si una sustancia produce respuestas diferentes de células inmunes, esto indica que la sustancia es un modulador inmune en vez de un supresor estricto puede conducir al cansancio excesivo del sistema inmune y la supresión inmune estricta puede conducir al compromiso inmune y la ineficacia. Los factores de transferencia y la combinación citada anteriormente del factor de transferencia ambas actúan como moduladores inmunes y no solamente como estimuladores inmunes. El producto de combinación también retuvo un efecto modulatorio inmune en vez de un efecto estimulatorio inmune estricto. Esto indica el papel dominante del factor de transferencia en el producto de combinación.
Estos hechos dan a conocer el potencial de apoyo que da una nutrición aumentada para el funcionamiento óptimo de un sistema inmune.

Todo tiene que ver con el sistema inmune

La mayoría de los científicos están de acuerdo en que nuestro sistema inmune es posiblemente la más grande defensa en contra de las enfermedades. Nuestro sistema inmune es más complejo que los antibióticos u otro tipo de medicinas. Cuando caemos enfermos, es generalmente porque nuestro sistema ha fallado. Nuestro sistema inmunológico ha sido debilitado por la contaminación, químicos, stress, una dieta pobre, bombardeo por fuerzas electromagnéticas, y muchos otros factores que diariamente enfrentamos.

Los factores de transferencia son pequeños pépticos, compuestos de 40 aminoácidos que almacenan toda experiencia del sistema inmunológico. Estos Aminoácidos funcionan igual que las veintiséis letras del alfabeto. Cuando ellos entran en contacto con un germen, ellos almacenan las características de ese germen en particular cambiando la secuencia de los aminoácidos.
Los factores de transferencia son la inteligencia del sistema inmunológico. Ellos son vitales en el desarrollo de estrategias del sistema inmunológico en contra de la enfermedad y los gérmenes invasores. Los factores de transferencia almacenan “fotografías químicas” de virus, bacterias, hongos y parásitos.
Esta información es transferida a varias células de “combate” dentro del sistema inmunológico que combatirán al “enemigo”. La batalla en contra de la enfermedad es una carrera entre las células inmunes y los invasores. si los gérmenes ganan, usted se enfermará o aun peor morirá. cuando las células inmunes ganan la carrera, usted permanecerá bien de salud.
Los factores de transferencia también movilizan a las células “asesinas naturales” (Natural Killer) y las dirigen a pelear contra las células cancerosas. Además ciertos componentes de los factores de transferencia modulan al sistema inmunológico para mantener el sistema inmune sin atacar el cuerpo y provocar enfermedades autoinmunes, tales como Artritis Reumatoide, Lupus, Diabetes, y otros numerosos padecimientos.

Los factores de transferencia sobre nuestro sistema inmunológico

Los factores de transferencia educan nuestro sistema inmunológico acerca de los gérmenes antes que ellos invadan el cuerpo, proveyéndonos de una ventaja sobre los invasores

Los científicos han descubierto que ciertos animales (mamíferos) presentan una correlación exacta con los factores de transferencia humanos. Los animales que viven de alguna forma “salvaje” están más expuestos a una amplia variedad de gérmenes y tienen un sistema inmunológico más poderoso y efectivo.
Los investigadores han encontrado un medio para extraer estos factores de transferencia del calostro en la primer leche, que sirven para fortalecer el sistema inmune de los animales recién nacidos. Generalmente, los animales recién nacidos que no reciben “los factores de transferencia” de la madre mueren muy pronto después de nacer. Cuando consumimos estos factores de transferencia, recibimos el conocimiento del poderoso sistema inmunológico de los animales. Nosotros recibimos sus inductores que permiten a nuestro sistema inmunológico generar una respuesta poderosa para el cáncer y los invasores. (No confunda el transfer factor con la píldora de calostro. Un análisis de laboratorio independiente ha encontrado que el factor de transferencia en el calostro no es Bioactivo).

Autor: Paulo César Navarro Ruiz
Presidente del grupo omega-libertad total, Ciudad de México

http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=474

William J. Hennen, Ph.D.
Impreso con el permiso de Woodland Publishing © 1998

http://www.4tf-spanish.com/info_tf.htm

La verdad sobre nuestras fronteras marítimas

¡Hace agua tesis chilena en La Haya!

La verdad sobre nuestras fronteras marítimas
Juan José Freire Roncagliolo
Contralmirante MGP

No hay sustento jurídico para que Chile siga sosteniendo que los convenios de pesquerías de 1952 y 1954 han definido las fronteras marítimas con el Perú, ya que ha renunciado a los mismos al haberse adherido a la Convención del Mar (Convemar). Dicho de otra forma, ha renunciado al límite máximo de 200 millas de soberanía exclusiva por aceptar las normas que rigen la Zona Contigua y la Zona Económica Exclusiva de soberanía compartida, de dicha convención. Tampoco Chile puede hablar mucho de las llamadas Notas Reversales o actas de 1968 y 1969, que corresponden a las reuniones in situ para instalar dos faros referenciales, uno en territorio peruano y el otro en suelo chileno, como marcas de enfilación visibles desde el mar, con la finalidad de dar una solución a los problemas de embarcaciones de poco porte de pescadores con escasos conocimientos de náutica. Con este informe empieza a hacer agua la tesis chilena en el diferendo marítimo con el Perú (NdR).

Cuando el presidente de la República dice que Perú no tiene ningún problema diplomático ni limítrofe con Ecuador y que las líneas de demarcación están muy bien fijadas, añadiendo que “en términos reales y legales no tenemos ningún problema ni reclamo ante Ecuador”, hay quienes opinan que esta es una declaración tranquilizadora.
La canciller ecuatoriana declaró posteriormente, haciendo hincapié que los límites marítimos entre Ecuador y Perú “están claramente señalados por la Declaración de Santiago (1952) y el Convenio de Lima (1954), así como por los acuerdos de paz de 1998 suscritos en Brasilia”. Y nadie ha dicho nada.

Es sabido que Chile en su Libro de la Defensa Nacional 2002, que no lo llama Libro Blanco, resalta que ese país comparte con Perú 850 kms de frontera y, bajo el título de Tratados y Convenios Limítrofes Vigentes de Chile, con Perú considera ocho documentos, entre los cuales se encuentran los dos antes mencionados por la canciller ecuatoriana.

La frontera marítima con Ecuador tiene la mención particular de la existencia de islas cuya ubicación está a distancias menores a las 200 millas marinas del paralelo trazado desde el punto en que la frontera terrestre llega al mar, por lo que la situación con este país deja para una futura negociación la delimitación de las Zonas Contiguas y Zonas Económicas Exclusivas, en caso que ambos países decidan adherirse a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar), como es previsible.

Digo esto por cuanto se da la particular situación de que tanto Ecuador como Perú no se han adherido, o todavía no lo han hecho, a la Convemar, manteniendo intacto el acuerdo II de la Declaración de Santiago de 1952, donde proclaman como norma de su política internacional marítima la soberanía y jurisdicción exclusivas que a cada uno de ellos corresponde sobre el mar que baña las costas de sus respectivos países, hasta una distancia mínima de 200 millas marinas desde las referidas costas, sin mencionar delimitación fronteriza alguna.

Otra es la figura del caso de Chile, firmante también de la Declaración de Santiago de 1952 y del Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima de 1954, que al hacerse miembro de la Convemar ha renunciado a su política internacional marítima de soberanía y jurisdicción exclusivas sobre el mar que baña sus costas hasta una distancia mínima de 200 millas marinas, por la aceptación de las normas que rigen la Zona Contigua y la Zona Económica Exclusiva, descritas en la Convemar con soberanía compartida.

Refuerza posición peruana
Este cambio en la política internacional marítima de Chile refuerza a favor de Perú porque tanto la declaración de Santiago de 1952 como el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima de 1954 se han convertido en documentos anacrónicos, por cuanto las conferencias de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar se inician en 1958 y el concepto de las 200 millas marinas recién toman sentido en relación al concepto de Zona Económica Exclusiva -cuya extensión ha sido considerada hasta las 200 millas marinas- en 1972, cosa que no ocurrió con el concepto de Mar Territorial que, de acuerdo con la Convemar, se ha quedado en considerarlo solo hasta las 12 millas marinas, con el agregado que ninguno de esos dos convenios de pesquerías corresponde a un tratado de delimitación fronteriza marítima.

En cuanto a la delimitación de la frontera marítima con la república de Chile, tampoco existe un convenio específico, pero lamentablemente, hay que decirlo, además de los dos documentos antes mencionados, que son de naturaleza multinacional de desarrollo económico (1952) y de protección a los pescadores (1954) y no bilaterales ni ratificados por el Congreso de cada país como tratados de delimitación marítima entre dos estados y más bien ambos dentro del contexto de la conferencia sobre explotación y conservación de las riquezas marítimas del Pacífico sur, existen otros documentos, como son el acta que fija la línea fronteriza terrestre entre Chile y Perú del 5 de agosto de 1930, el acta para el estudio en terreno de la instalación de marcas de enfilación visibles desde el mar, que materialicen el paralelo de la frontera marítima que se origina en el Hito N° 1, del 26 de abril de 1968, y el acta para verificar la posición del hito fronterizo N° 1 y señalar el límite marítimo, del 26 de agosto de 1969, que han sido redactados de tal manera, con imprecisiones y erróneas expresiones, que en Chile les ha hecho pensar, maliciosamente o de mala fe, en mi opinión, que con ellos se está reconociendo el paralelo como línea fronteriza marítima y el Hito N° 1 como el punto de referencia para trazar dicho paralelo y que, a la vez, dicen prepotentemente ahora que este Hito N° 1 es el punto extremo de la delimitación terrestre en lugar del punto Concordia, como se expresa en el Tratado de Lima de 1929.

Acta de 1930
En cuanto al Acta de 1930, se puede observar lo siguiente:

– En la introducción del acta se consigna: “…hacen constar que la relación detallada de la ubicación y características definitivas de los hitos que, partiendo ordenadamente del océano Pacífico, marcan la línea de frontera chileno-peruana, es la siguiente:

Y al final de la enumeración de los 80 hitos, entre otras consideraciones, indican lo siguiente: “Los hitos de concreto son bloques cuadrangulares de un metro veinte centímetros de altura. El hito Concordia es un monumento de concreto reforzado de siete metros de altura”.

Comentario:
– Por la simple lectura del Acta de 1930 no se puede identificar si el Hito N° 1, ubicado en latitud 18-21-03 y longitud 70-22-56, y el hito Concordia, ambos de concreto, en el terreno serían el mismo, a pesar de la diferencia de altura entre ambos. Esto solo podría verificarse in situ, constatándose si existen los dos hitos, tomándose las coordenadas respectivas de ambos y verificando su configuración, si es de un metro veinte centímetros como Hito N° 1 o de siete metros de altura como Hito Concordia.

– En todo caso, esta acta forma parte de la comprobación de la delimitación fronteriza terrestre y nada tiene que ver con la delimitación fronteriza marítima.

– Sin embargo, queda la duda de si, por las razones que se dicen, ya que no encuentro nada escrito al respecto, para evitar el deterioro prematuro del Hito Concordia, presuntamente ubicado sobre el punto Concordia, se desplazó de su ubicación, cosa que no se encuentra registrada con coordenadas geográficas, hacia el este, alrededor de 200 metros sobre el semicírculo de la línea de frontera y se superpone con el Hito N° 1, ubicado en la orilla del mar, o existen ambos y se encuentran diferenciados en ubicación y tamaño.

Acta de 1968
En cuanto al Acta de 1968, se describe lo siguiente:

– En la introducción dice: “Reunidos los representantes de Chile y del Perú, que suscriben, en la frontera chileno-peruana, acordaron elaborar el presente documento que se relaciona con la misión que les ha sido encomendada por sus respectivos gobiernos en orden a estudiar en el terreno mismo la instalación de marcas de enfilación visibles desde el mar, que materialicen el paralelo de la frontera marítima que se origina en el hito número uno (N° 1)”.

– En el punto 1 afirma: “Instalar dos marcas de enfilación con señalización diurna y nocturna; la marca anterior quedaría en las inmediaciones del Hito N° 1, en territorio peruano; la marca posterior sería ubicada a una distancia aproximada de 1.800 metros de la marca anterior, en la dirección del paralelo de la frontera marítima, lo que la situaría al lado sur de la Quebrada de Escritos, en territorio chileno”.

– En el punto 2 se describen las características de ambas marcas, en la cual la torre anterior es una estructura metálica no menor de 20 metros de altura y la posterior con una altura estimada no menor de 30 metros sobre el nivel del mar. Los fanales para la identificación nocturna serán del tipo eléctrico de destellos, con una fuente de energía propia, cuyas características de visibilidad y alcance aproximado sea de 15 millas, con luminosidad para todo el horizonte y de color verde claro.

– En su parte final indica: “Finalmente, en vista de que el paralelo que se proyecta materializar es el correspondiente a la situación geográfica que para el hito de concreto N° 1 señala el Acta suscrita en Lima el primero (cinco) de agosto de 1930, los representantes sugieren se verifique por una comisión mixta la posición de esta pirámide antes de la realización de los trabajos que recomiendan”.

Comentario:
– En esta acta no se indica la razón fundamental para instalar las marcas de enfilación, ya que la materialización del paralelo de la frontera marítima que se origina en el Hito N° 1 está en relación directa con las dificultades que encontraban y encuentran las embarcaciones de poco porte tripuladas por gente de mar con escasos conocimientos de náutica o que carecen de los instrumentos necesarios para determinar con exactitud su posición en alta mar.

Situación ésta que se enmarca dentro de la Explotación y Conservación de las Riquezas Marítimas del Pacífico Sur señalada en el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima del 4 de diciembre de 1954, ya que para los pescadores era y sigue siendo más fácil ubicarse por un paralelo graficado en las cartas de navegación que tener que trazar por sí mismos una línea diferente a los paralelos, es decir, no se trata de un documento para delimitar la frontera marítima, sino de implementación para los fines económicos de ambos estados y de solución de los problemas de ubicación de los pescadores de ambos países, en base a la buena voluntad manifiesta por ambos estados en esos momentos.

– El hecho de indicar que la torre anterior quedaría situada en territorio peruano y la torre posterior en territorio chileno está reconociendo que el semicírculo que pasa por el Hito N° 1 está separando la frontera terrestre de ambos estados, por tanto, el paralelo geográfico que pasa por el Hito N° 1 no puede ser la delimitación fronteriza marítima y menos aún la delimitación fronteriza terrestre.

– En este documento no se hace mención al punto Concordia ni al hito Concordia.

Acta de 1969
En relación al Acta de 1969, se observa lo siguiente:

– En la introducción se consigna: “Los representantes de Chile y del Perú, que suscriben, designados por sus respectivos gobiernos con el fin de verificar la posición geográfica primigenia del hito de concreto número uno (N° 1) de la frontera común y de fijar los puntos de ubicación de las marcas de enfilación que han acordado instalar ambos países para señalar el límite marítimo y materializar el paralelo que pasa por el citado hito número uno, situado en la orilla del mar, se reunieron en comisión mixta, en la ciudad de Arica, el diecinueve de agosto de mil novecientos sesenta y nueve”.

– Como procedimiento de trabajo en el punto A, 1, h) se indica: “Medir la distancia de 435,7 metros en esa dirección y determinar la ubicación del hito número uno”.

– En el punto A, 2, b) dice: “Materializar el paralelo por dos puntos (uno al oeste y otro al este del hito número uno) de manera que permitan continuar la alineación del paralelo hacia el este, donde se ubicará la torre chilena, y hacia el oeste, donde se erigirá la torre peruana”.

– En el quinto párrafo del punto B, 1, dice: “Con estación en la señal antes mencionada, se midió con Geodímetro la distancia al Punto X.3, obteniéndose 436,71 metros. Se hizo la corrección restándose 1,01 metros, medidos con huincha metálica, para obtener el punto de la posición original del hito número uno, a 435,7 metros del Punto X.3”.

– En el punto D.- HITO NÚMERO UNO, dice:

“Al comenzar sus labores, la comisión mixta pudo evidenciar que esta pirámide se encontraba caída y aparentemente desplazada de su ubicación original, desplazamiento que pudo comprobarse con las mediciones realizadas durante el trabajo. Este hito ha perdido su forma original y se encuentra en mal estado por acción del tiempo, especialmente en su base.

Con el fin de evitar falsas interpretaciones acerca del recorrido del límite internacional, se colocó este hito sin basamento y en forma provisional, junto a la señal construida donde inicialmente fue erigida esa pirámide de concreto”.

– En el punto F.- Conclusiones, párrafo 1.- Hito número uno (N° 1), dice:

“La comisión mixta sugiere se reconstruya el hito de concreto número uno en el lugar donde fue erigido inicialmente en el año 1930, punto que ha quedado materializado en el terreno por una señal de concreto”.

Comentario:
– El trabajo descrito en esta acta, como consecuencia y recomendación del acta anterior de 1968, tampoco manifiesta la razón fundamental para instalar las marcas de enfilación como ayuda a la navegación de los pescadores de ambos países dentro del marco de la Conferencia sobre Explotación y Conservación de las Riquezas Marítimas del Pacífico Sur.

– Si bien parte del trabajo descrito en esta acta ha sido verificar la ubicación y el punto de la posición original del Hito N° 1, no se indican las coordenadas geográficas en latitud y longitud para compararlas con el Acta de 1930.

– Al igual que en la anterior Acta de 1968, la mención de materializar el paralelo que pasa por el Hito N° 1 por medio de dos puntos, en los cuales hacia el este se ubicará la torre chilena y al oeste la torre peruana, no hace otra cosa más que reconocer que al este del Hito N° 1 es territorio chileno y al oeste del mismo hito es territorio peruano, los cuales están separados por el arco de diez kilómetros trazado desde el puente del río Lluta, y el paralelo es solo una referencia que facilita la ubicación de los pescadores en la mar.

– En esta acta tampoco se hace mención del punto Concordia ni del hito Concordia.

Sobre el punto Concordia
Por otro lado, se ha dicho que el punto Concordia es el punto ubicado en la intersección de la orilla del mar con el arco de 10 kilómetros, con centro en la ESTACA BASADRE, a la salida norte del puente sobre el río Lluta, y el hito Concordia se encuentra al lado de la carretera Arica-Tacna, designado con el número 9, instalado más como un monumento de siete metros, a la vista de los transeúntes, que como una marca fronteriza. Y el Hito N° 1, que debió instalarse sobre el punto Concordia, se instaló unos ciento cuarenta metros tierra adentro hacia el noreste del punto Concordia, sobre la curvatura del arco trazado como línea divisoria.

Se hizo esto con la finalidad de evitar su pronto deterioro por la acción del mar, ya que su posición original correspondía ser sobre el punto Concordia, en la orilla del mar. Todo esto tiene lógica.

También podemos ver que al punto Concordia, que hasta la fecha su ubicación no ha sido precisada por coordenadas geográficas, se le menciona en el Tratado de Lima de 1929 en forma imprecisa como un punto de la costa distante diez kilómetros al norte del puente del río Lluta; sin embargo, esta imprecisión ha sido superada con la determinación de dicho punto por medio de la intersección de la orilla del mar con el radio de diez kilómetros trazado desde la salida norte del puente del río Lluta.

Solo nos queda confiar en que los defensores de nuestra posición para una delimitación limítrofe marítima justa y equitativa con Chile, como es la línea media o equidistante de las áreas que se superponen, teniendo en cuenta las proyecciones consideradas individualmente por cada Estado, tengan la suficiente entereza y conocimiento para no declinar ante los argumentos chilenos que, como en este caso, casi siempre han sorprendido y hasta avasallado a nuestros delegados políticos, diplomáticos y técnicos.