APITERAPIA: CURACIÓN POR PICADURA DE ABEJAS

 

images.jpeg

 

images-2.jpeg

 

 

 

 

 

 

 

 

“Lo que no te mata te fortalece”, dice el clásico refrán que de alguna manera sintetiza la astucia del hombre para sobrevivir a los embates de la vida y también, por qué no, para aprovechar cada producto de la naturaleza en beneficio propio. Tal es el caso de la apiterapia, rama de la medicina que aprovecha el veneno de las abejas para tratar diferentes enfermedades reumáticas, tales como la artritis reumatoide, osteoartritis, codo de tenista o la bursitis, entre otras. También las cardiovasculares como hipertensión, arritmias, arteriosclerosis y várices; en problemas de la piel como eccemas, psoriasis, verrugas, y en afecciones pulmonares tales como la obstrucción crónica pulmonar, el enfisema o el asma, entre otras.

 El comienzo de la apiterapia resulta difícil de precisar. Sus orígenes se remontan al antiguo Egipto, Grecia y China, y existen referencias a las propiedades curativas de la miel y otros productos de las abejas en los textos religiosos como la Biblia y el Corán. Por ejemplo, en la Biblia se menciona a la miel, en el Libro de los Proverbios del Rey Salomón, en el Éxodo, en el Libro de Samuel, en el Génesis, en el Libro de Ezequiel, en los Salmos y en el Libro de Job, entre otros apartados.

 

images-3.jpeg

                                Paciente con Rinitis Atrófica (Ocena)

                             recibiendo dos picaduras de abeja

El estudio más actual sobre la apiterapia, y sobre todo en cuanto a la utilización específica del veneno, fue iniciado por el físico australiano Philip Terc, que publicó sus resultados en el año 1888 en el Informe sobre una conexión peculiar entre las picadas de abejas y el reumatismo.

Su abordaje y trascendencia más contemporánea se debe a Charles Mraz, fallecido en 1999, que se desarrolló como apicultor en Vermont, Estados Unidos, durante los últimos 60 años.

A pesar de ser una terapia relativamente novedosa dentro de la medicina tradicional, la apiterapia va ganado lugar entre algunos profesionales de la salud que aplican está técnica con una abeja viva o en inyección. Esta terapia del veneno de las abejas se utiliza como tratamiento para disolver los tejidos con cicatrices, entre otro tipo de padecimientos como los arriba citados.

 

El componente activo más abundane del veneno es la melitina, la cual tiene una poderosa acción antiinflamatoria. Sin embargo, el veneno de abeja es una mezcla compleja de varios péptidos y proteínas, algunos de los cuales tienen efectos neurotóxicos e inmunológicos fuertes. En cuanto a su aplicación, debe reconocerse que no existe una práctica estandarizada para la administración del veneno de abeja. Algunos profesionales sustentan que la localización de la picada es importante, ya que para ellos el aguijón está asociado con un tipo de acupuntura en combinación con los efectos del veneno. Otros especialistas remarcan que la localización de la picadura no reviste importancia alguna.

Otra cuestión que difiere de acuerdo al criterio del profesional que lo aplique el tratamiento es el número de picadas. Algunos aplican desde unas cuantas hasta cientos. En cuanto a las contraindicaciones debe señalarse que este tratamiento puede causar dolor e inclusive puede terminar en la muerte si el sujeto es alérgico al veneno de abejas, lo cual puede producir un choque anafiláctico.            

ACTIVIDAD BIOLÓGICA DE LA APITOXINA

El valor terapéutico del veneno de abejas se debe principalmente a sus propiedades hemorrágicas y neurotóxicas. Los efectos del veneno son los siguientes:

– Dilata los vasos capilares, acelera e intensifica la circulación.

– Posee cualidades anticoagulantes: ejerce acción inactivante en la tromboplastina plasmática y tisular, y disminuye la actividad trombínica.

– Provoca fuertes efectos hemorrágicos (producidos por las globulinas).

– Influye en el sistema de la hipófisis y la corteza suprarrenal, y estimula la producción de corticosteroides endógenos.

– Es hipotensor (por eso, antes de inyectar al paciente es necesario inyectarle vitamina C o cafeína, así se previene la posibilidad de hipotonía).

– Posee acción neurotrópica, o sea, mejora el metabolismo del sistema nervioso central y periférico.

– Es capaz de eliminar la depresión de las glándulas suprarrenales, producida por la acción de hormonas esteroides.

– Posee efecto bacteriostático.

– Posee efecto anestésico local.

– Mejora el funcionamiento del hígado.

– Mejora la actividad del cerebro.

– Cura las afecciones del miocardio.

– Aumenta la actividad fibrinolítica de la sangre y puede usarse para eliminar el estado pretrombótico de pacientes arteroscleróticos y tromboflebíticos.

– Posee acción inmunológica en el tratamiento de las enfermedades reumáticas.

– Tiene acción hemolítica (producida por al hemolisina), leucolítica, plasmolítica y circulatoria.

– Aumenta los elementos nitrogenados en la orina.

– Acelera la respiración.

– Disminuye la colesterina.

– Incrementa los uratos.

– Aumenta el metabolismo: estimula diversos procesos metabólicos, como el metabolismo óseo (acelera la soldadura de fracturas), aumenta el suministro de oxígeno y proporciona calor adicional.

– Aumenta la eliminación de toxinas acumuladas.

– Destruye el crecimiento bacteriano.

– Aumenta considerablemente los movimientos peristálticos.

– Mata los infusorios y paramecios al momento en disolución de 1:10 000 pero estimula la multiplicación del paramecio en 1: 500 000.

– En condiciones experimentales es capaz de evitar el desarrollo de estados convulsivos.

– En dosis terapéuticas eleva la actividad del sistema hipofisoadrenal y moviliza las fuerzas protectoras del organismo.

– Expande los vasos sanguíneos en el cerebro y produce el desarrollo de diversos reflejos de defensa.

– Inhibe el edema y alivia el dolor; posee un polipéptido con actividad antiinflamatoria (100 veces mayor que la hidrocortisona).

– Es un activo agente inmunizante.

– Es radioprotector (inyectado en ratones protege contra dosis letales de radiaciones), por lo que puede servir para proteger contra las lesiones provocadas por las radiaciones utilizadas en el tratamiento del cáncer.

– Estimula el sistema inmunológico, que se manifiesta en la formación de células multinucleares, monocitos, macrófagos, linfocitos T y B, inmunoglobulinas (Ig) y cortisol; se observa la producción de IgE, la cual disminuye a medida que el organismo se desensibiliza espontáneamente.

– Reduce el contenido de proteína en el plasma sanguíneo por la variación de la permeabilidad de los vasos.

– Disminuye el ritmo cardíaco y la presión arterial, varía la fase de repolarización y reduce la conductividad atrioventricular.

– Posee propiedades antiarrítmicas: elimina las arritmias producidas por la excitación eléctrica y la inoculación de estrofantina.

– Influye efectivamente en el sistema nervioso, bloqueando la transmisión de estímulos a las sinapsis periféricas y centrales.

– Mejora la conducción de los impulsos de la fibra nerviosa y disminuye la desmielinización.

– Durante el tratamiento de enfermedades no se forman anticuerpos contra el veneno de las abejas y, por ello, el organismo humano no se acostumbra a éste: las picaduras repetidas o las inyecciones de la apitoxina en el organismo son cada vez más efectivas.

– En dosis próxima a las tóxicas es capaz de alterar los procesos de regulación normal, inhibe la actividad reticular descendente y ascendente, y ejerce una fuerte influencia sobre las regiones superiores del sistema nervioso central, en particular la corteza de los hemisferios.

Es la sustancia antibiótica más activa entre las conocidas. Es 500,000 veces más fuerte que cualquier otro antibiótico.

El efecto bactericida de una solución de veneno a 1% se obtiene en las concentraciones siguientes:

GRAMPOSITIVOS:

– 0.15 mg/ml para Staphylococcus aureus.

– 0.31 mg/ml para Streptococcus pyogenes.

-0.62 mg/ml para Streptococcus faecalis.

-2.50 mg/ml para Diplococcus pneumoniae.

GRAMNEGATIVOS:

– 0.62 mg/ml para Escherichia coli y Salmonella typhi.

– 0.15 mg/ml para Proteus vulgaris.

– 1.20 mg/ml para Klebsiella pneumoniae.

– 2.5 mg/ml para Haemophylus influenzae y Pseudomonas aeruginosa.

Grampositivos no esporulados:

– 0.31 mg/ml para Neisseria catarrhalis.

– 1.20 mg/ml para Cándida albicans.

Estos son sólo algunos de los beneficios que reporta el veneno de la abeja.

http://www.diariohoy.net/accion-verNota-id-76238-titulo-_Abejas_que_curan

http://www.apiterapia.com/Apitoxina.htm

FRATERNALMENTE

Luis Romero Yahuachi

One thought on “APITERAPIA: CURACIÓN POR PICADURA DE ABEJAS

  1. I have already been using this product for last three days and what I enjoy
    most is the fact that there are no unfavorable side effects from this
    product. I have already been losing about
    2 pounds per week, and I consider this supplement
    with exercise and healthier eating.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s